A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Home / Crítica / ANA ISABEL ESPINOSA. HUMOS CAPITALES

ANA ISABEL ESPINOSA. HUMOS CAPITALES

ANA ISABEL ESPINOSA

HUMOS CAPITALES

El coronavirus nos trae a todos  locos porque hemos visto demasiadas películas de zombis. Sabemos cómo se inician y cómo acaban (sobre todo cómo acaban).                           El que estén construyendo hospitales a mansalva en China no nos tranquiliza, ni que los hospitales españoles tengan-ya- activado sus protocolos de emergencia.                                  Pero todo esto es porque somos veniales, tanto que hasta el mínimo chasquido nos afecta. Somos especie experimental que se ha venido arriba, con desigualdades que no se ven y consumo que endulza las penas.                                                                                                           AliExpress es el sustitutivo de los regalos del amigo invisible, ahora sin amigo invisible porque qué mejor amigo tienes que tú mismo; El Tinder es el de los guateques de pandillas y Twitter, el corralón en hora punta.                                                                         Nos hemos domesticado y se nos han caído los dientes, por eso las enfermedades nos asolan y el clima cambia, porque no saben cómo hacer para mandarnos a hacer puñetas. Hay gente que sigue creyendo en el amor, otros en los cuerpos celestiales y algunos en la anorexia y la vigorexia para darse placer primero a ellos en las lunas de un espejo.           La verdad es que todo son filtros, hasta de prensa que solo somos receptores de los males generales dándole pan al hambriento y llevándonos algo de corteza para casa.                               Los humos capitales nos los metieron en las fosas nasales a golpe de propaganda electoral, de mentiras humanitarias y de hacernos ver lo blanco negro, lo amarillo púrpura y la verdad a medias y descuartizada.                                                                                              La gente se deja mentir porque le interesa, que no hay como mantener el cerebro apagado para ser feliz y vivir más años.                                                                                                            Se han cumplid 75 del holocausto, que fue tan cuestionado por los que a los cadáveres expuestos a mansalva le llamaban parafernalia y a las fotos y el exterminio,  juego de mesa.                                                                                                                                         Somos hijos de aquellos que confiscaron la Historia, de los que quemaron a los fugitivos, de los renuentes que se hicieron piedra y decrepitud para ahondar como Drácula en la vida eterna, que no es más que preservar lo que nos interesa para nuestros manejos.                                                                                                                                             El humo, en esta época, nos lo venden y lo compramos al costo, porque hemos dejado de entender-como nuestros abuelos- que hay gente que nace para engañarnos y lo poco que le cuesta encontrarnos para hacernos una jugarreta. Porque ahora son capitales, de pecados principales, de gente importante que le interesa cerebros vacuos y cuerpos hedonista solo preocupados en” el qué dirán”, “pensaran de mí” y “si me querrán para siempre”. Que más nos da un virus que no se sabe bien de dónde ha salido.                                                                                                                           La gripe española mató a 100 millones de personas sin que nunca incluyeran a perros y gatos que también la padecieron, pero díganme qué importancia puede tener un gato o un perro para nuestra jodidas estadísticas. No sé si saben que no era española, pero le pusieron ese nombre porque la prensa española fue la que le dio mayor seguimiento. Ya ven, mejor ejemplo de humos capitales no los hay. Ni tan paralelo a nuestra actualidad.                      Estudiando aquella cepa se dieron cuenta de que la propagación se debió a la primera guerra Mundial y el movimiento de tropas, tan inusual en cualquier otro momento histórico.                                                                                                                                      Ahora nos movemos más que nunca y a mayor velocidad. Pero también creo que nada se mueve más rápido, ni con mayor certeza que el destino que hizo que los hermanos Marto fueran testigos de la aparición de la Virgen de Fátima y murieran de este virus con un día de diferencia.                                                                                                                               Me gustan las películas de zombis porque se sabe cómo empiezan y cómo acaban. Me gusta la información, pero me angustia saber demasiado porque la vida es corta y perecedera y hay que vivirla a cachos sentidos como de lonchas de jamón bien escanciadas.

Check Also

La Era Trump Martin Cid

La Era Trump Martin Cid El día que salió elegido el señor Trump, no me …

Uso de cookies

PrimacíaTV.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR