A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Home / Mundo "A" / MISÓGINO: RELATO DE FICCIÓN RAY NIEBLA

MISÓGINO: RELATO DE FICCIÓN RAY NIEBLA

  Arceo R, era un tipo de lo más normal. Caucásico, blanco, heterosexual activo, y seguidor, sin mucha constancia, de la educación judeocristiana que había recibido de sus ancestros.Era un tipo sin más; trabajaba de abogado en una firma sin pretensiones y su vida transcurría dentro de los parámetros de una clase media baja, y vivía en una casita adosada  comprada en los años noventa cuando la burbuja ya comenzaba  a despuntar, pero lo hizo bien, pues no cayó en las barbaridades de aquélla.

-Gordi, habría que  arreglar un poco el jardín que esta, no veas como está-

Esta era su mujer, caucásica, blanca, heterosexual y poco practicante de ninguna religión. Era más bien de Reiki, Yoga y transcendentalismo. Trabajaba esporádicamente en la Seguridad Social de auxiliar de enfermería y tenía que limpiar todas las porquerías que dejaban, médicos, enfermos, pacientes, familiares etc, con lo que  su vida no era de lo más apetecible.

on estas aseveraciones, se pone en duda la capacidad intelectual de estos filósofos

-Cariño, yo no voy a poder ahora, tengo que revisar un par de casos que tengo pendientes del despacho, así que lo dejamos para el finde, y ya si eso, me ayudas-

-Ah! No, yo este week end no puedo, el sábado tengo que ir a la peluquería, y el domingo he quedado con mis amigas para ir a tomarnos unas cañas y a comer por ahí, así que cuando venga será tarde-

-Bueno pues ya veré lo que hago, y ¿qué hacemos con los niños?-

-Pues qué vamos a hacer, te quedas tú con ellos y les das bien de comer que contigo no comen nada-

-Pero cómo dices eso si yo siempre estoy con ellos, porque tú dices que te ponen muy nerviosa-

-Bueno, bueno, yo bastante hice con parirlos y tenerlos conmigo nueve meses, que no veas como duele. Sin contar el tiemo de teta. Así que hasta que te pongas al dia con el sufrimiento mío te quedan aún unos añitos-

-Vale, vale si no lo digo por nada si no porque…-

-Pues ya está. Todos  contentos-

De esta forma, tan común, transcurrían los días  de este hombre que del despacho a casa y de casa al despacho se pasaba media vida en los transportes públicos, chupándose el mal olor de los degenerados que no se lavan y las apreturas de las mañanas que eran insufribles. El coche no se lo podía llevar porque lo utilizaba Dolores, y dos no podían tener. Y sobre todo no aguantaba que todos los hombres llevaran gafas oscuras, pero oscuras de verdad.

-Has visto que culo tiene la Ramoni?-

-Chist, calla hombre que como te oiga te va a poner una demanda por micromachismo-

-Si, todo lo que tú quieras, pero el pandero que tiene es apetitoso, y si son las montañas de Alá, es que son un abismo-

-Que sosos son estos tios, es que no te miran ni a la de tres-

-Sí te miran sí, aunque no lo parezca. Aunque a mi me gustan más malotes, de esos que son machos de verdad, pero claro sin pasarse porque si no les pongo una denuncia ya mismo-

-Sí a mí que me hagan reir mucho aunque a veces sean un poco bordes. Estos tios que se preocupan tanto de los hijos, de la casa, de las cuentas, son de un aburrido, que estomagan.

En el despacho había, como era, parece ser, natural, el acuerdo tácito de no hablar con las chicas más allá de lo estrictamente profesional, porque como abogados  estaban al cabo de la calle de la ley  y un demanda por machismo era lo peor que les podía pasar a cualquiera de ellos, con lo que los cuchicheos eran habituales; tanto de ellas como de ellos.

Era la manera de protegerse y eso, a alguno de las mayores les recordaba la Sección femenina, pero con carácterísticas del siglo XXI. Los chicos con los chicos, las chicas con las chicas, con lo que el abismo entre unos y otros era cada vez mayor. Así nunca habría entendimiento posible, pero así estaban las cosas y había que cumplir con lo que  sucedía, tanto a nivel legal como social.

-Venga  Arceo, no mires a rabillo de ojo a la Puri que lleva una minifalda de no te menees-

-No, si no estoy mirando, lo que me estoy preguntando es porqué se ponen esas cosas si luego les molesta que las miren. Tienen que ser incómodos esos vaqueros tan ceñidos, esos zapatos de punta y tacón tan alto, esos vestidos tan descotados que se les ve hasta de respirar. No sé, es que no lo entiendo-

-Pues no hay nada que entender joder-le espetó el compañero que departía con él- porque a quien coño el importa porqué se lo ponen, lo que si está claro es que te alegran la vista-

-Claro hombre, pero te expones a que te metan una que ya, ya-

-Mira Arceo, la mujer es lo que es, y a nosotros se nos ha dado la inteligencia para saber qué hacer, porque de otra manera  casi no se entenderían ni ellas-

-Venga hombre no digas barbaridades, que son como tú y como yo. Nada más-

-Pues vale, a ver si cuando estés en casa piensas lo mismo, porque yo en la mía soy un cero a la izquierda. Pinto menos que un pincel seco y gastado. Allí la que da voces, dispone y manda es mi mujer y su madre. Y siempre con el miedo a que denuncien-

Nuestro abogado se quedó pensativo y recordó lo que le esperaba para este fin de semana. Y lo malo es que llevaban catorce años así, y apenas se había dado cuenta.

Las noches y los dias eran monótonos y sólo en agosto, de vacaciones en la playa, estaban regados con algún incidente gustoso, y alguna noche de sexo, que luego al dia siguiente lo pagaba  con el mal humor de su mujer. Es que no entendía nada, si por la noche se lo pasaba bien, porqué al día siguiente estaba cabreada, y con un genio de los demonios.

-¡¡Que no me toques los pezones joder!! Te he dicho mil veces que no me gusta, y tú dale, siempre al mismo sitio-

-Pero cariño, a mí sí me gusta, y creo que no hago nada malo, podrías hacerlo por mí-

-¿Por ti? Y tú qué haces por mí, si soy yo siempre la que sacrifica todo. No me vengas con monsergas, que soy yo la que ha dado todo por ti, y no te pongas tan meloso que no tengo ganas de nada. Ahora mismo me voy  con Carlitos, a ver si así me dejas dormir tranquila porque vaya obsesión, ¡siempre igual!-

-Pero si Carlitos no se puede dormir, cuando estás tú con él, si no te agarra un pezón-

-Joder Gordi, es que pareces tonto, eso es cosa de niños, pero tú eres mayor ya para hacer lo que no me gusta-

-¿Y qué diferencia hay?

No hubo respuesta, pero Arteo se quedó solo en la cama pensando en lo que había sucedido: llevaba más de dos meses sin hacer el amor con su mujer; nunca había impuesto su  criterio en esto, pues pensaba que la mujer tiene otros ciclos distintos, pero es que a ella nunca  le daba por tener ciclos. Era terrible no poder dar  suelta a una emoción básica del hombre. Y sus testículos se lo iban a poner dificil. Comenzaban a inflamarse y  a  dolerle. La próstata le pasaría factura cuando fuera un poco mayor. Cómo sería aquello que algunos dicen que  coinciden siempre. Tiene que ser mentira y gorda.

Decididamente había dos cosas que jamás entendería: la manera de comprender a una mujer, y la ignorancia supina, por parte de ellas, de entender cómo funciona un hombre.

-Gordi habría que ir a la compra que no hay nada en la nevera. Habría que  ir a ayudar a mi madre a ponerle unas cortinas. Habría que salir un poco por ahí, que nos vamos a enmohecer. Habría que poner una lavadora que yo estoy muy cansada. Joder hemos tenido una dia en el hospital que vaya tela. Habría que  bañar a los niños. Habría que darle una limpieza a la cocina porque tiene más mierda que un jamón añejo. Habría que pintar la habitación que ya huele.      Habría que hacer más el amor, pues he oído que es el mejor ejercicio para el corazón. Habría que ir pensando en plantar cosas en el jardín que lo tenemos hecho una mierda.

Esta cantilena era diaria, o una cosa u otra, siempre había algún habría, se la sabía de memoria Arteo, y siempre le tocaba, sin ayuda y con malas caras; así que de tanto stress y ansiedad cogió un catarro de los que dejan huella. Tenía cuarenta de fiebre y en la cama, y cuando más obnubilado estaba, llegó su mujer con una taza de caldo.

-¿Qué estás haciendo?-

– No lo ves, desnudándome para meterme  en la cama contigo cuando te tomes este caldito, y te voy a hace el amor, de verdad, y verás como te pones bien en un momento-

-Pero cariño si estoy que no me puedo mover-

-Venga no seas quejica, verás como te pones bien-

-Que no, que no, que no tengo  ganas ni de verme-

-¡Joder, es que eres un  marica! Lo estoy haciendo por ti, y ahora me vienes con esas. Pues ganas vas a tener de contar conmigo para estas cosas, vas a estar a dieta seis meses más-

Y a Arteo le vino a la cabeza la propuesta de su mujer, por eso del ejercicio para el corazón.

El catarro pasó, pero la mala cara de Dolores no, y los habría se siguieron produciendo, si cabe, con más virulencia.

La carretera estaba desnuda, casi no había nadie y el coche circulaba tranquilo, despacio; en la parte de atrás, una maleta con las pocas cosas que había podido coger sin que lo viera su mujer. En el móvil, Arteo con el “sin manos”, le daba instrucciones a Internet: buscar Misoginia y la respuesta: aversión a las mujeres o falta de confianza en ellas. Buscar Misógino, y la respuesta: que tiene aversión a las mujeres o no confía en ellas.  

 

Fijó la vista en lontanaza, y el horizante le dejó la sensación de libertad. 

Check Also

LA METAMORFOSIS CAMBIANTE Y CONTINUA DE LAS COSAS. Jesús Pérez Marqués

La verdad que me he vuelto perezoso para escribir, busco al azar otros escritos que …

Uso de cookies

PrimacíaTV.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR