A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Home / Mundo "A" / Monólogos desde un diván Rappera. Por: Ray Niebla

Monólogos desde un diván Rappera. Por: Ray Niebla

Monólogos desde undiván

Rappera.

 

Por: Ray Niebla

El bagaje que va adquiriendo el profesional a lo largo de los años, viene condicionado por la cantidad de experiencias que van nutriendo esa capacidad de diseccionar  todas y cada una de ellas en trocitos más pequeños para poder estudiarlas mejor o al menos poder dar armas al individuo que se acerca a ti para que le digas cuál es su problema.

Me llamó la atención  esta mujer de cerca de cincuenta años que hablaba en forma  medio poética, rapera o con prosa poética o algo así pues no podría definir muy bien  la forma que tenía de comunicarse, y  en base a ello se acerco a este profesional que les habla, para contarme que le era imposible hablar de otra manera. Me preguntaba si de verdad estaba loca o acaso estaba poseída por algún elemento de otros mundos, por la niebla que invade a veces nuestro intelecto y allí se queda haciendo que hagamos cosas, y digamos cosas que ni sentimos ni  creemos.

La buhardilla se me queda pequeña para poder hablar de la grandeza de esta mujer que aún creyendo que su mente no estaba bien, me dio una lección de madurez y entendimiento de la vida que claramente cambió mi manera de ver las cosas desde ese momento, pues habría de diseccionar cada una de las frases que  estaba grabando para poder entender qué era lo que me quería decir y qué era lo que ella creía que estaba diciendo.

Fue un ejercicio de paciencia, de análisis y de ser lo más verdadero posible, lo más sincero, dentro de las posibilidades que la vida de un profesional tiene para ser sincero con sus pacientes, porque muchas veces hay que mentir, hay que soslayar muchas verdades para ir acercando al paciente a su lado más fiel y poder concretar su curación con  medias verdades y con  sigilos contemplados desde otros vértices.

Los años ochenta fueron ricos en muchas cosas y entre ellas el Hip Hop, traído por los americanos en sus bases de Rota o Torrejón de Ardoz y de ahí se extendió por toda la península, pero no fue  hasta  bastantes años después cuando se instaló definitivamente como una nueva forma de cultura.

Hasta donde yo sé, que una obsesión se convierta en forma de vida como le ocurría a esta mujer con este  estilo musical, puede dar lugar a muchas controversias, dado que  el TOC, o Trastorno Obsesivo Compulsivo se pueden  dar en muchas facetas de la vida y amargártela, pero este tipo se convirtió para mí en un nueva forma de ver a los seres humanos que se acercaban hasta mi consulta.

Y tanto fue el compromiso que adquirí para con esta mujer que  indagué, estudié, aprendí con ella el porqué de aquello, y lo único que pude conseguir es hacer que aprendiera a vivir con ello y que no se avergonzara de esa facilidad para hablar de esa manera, porque la riqueza intelectual puede convertir lo raro en habitual y eso es lo que conseguimos.

Ahora tantos años después y viendo como este tipo de música se ha impuesto y algunos individuos emplean esta música, esta facilidad para encontrarse con uno mismo y comunicárselo a los demás, en un ámbito de deslealtad humana, prescribiendo, incluso el asesinato, me pregunto si de verdad aquella mujer estaba enferma o los que están enfermos son estos  plagiadores de seres humanos, y no encuentro una respuesta que  me conforme. Y como creo que  el arte tiene que ser comunicado y existido, voy a reproducir una de las cintas que grabé con esta persona tan sublime y tan extraordinaria por si acaso sirviese para que esos monstruos que abogan por el asesinato y la violencia en este tipo de música, se acerquen de verdad a su mente y vean lo que hay en ella:

 

     “Hoy he conocido la felicidad y me ha resultado extraña. Hoy vi el sol  por primera vez en  mis largos años de oscuridad, y he sabido que la luz está en mí, como si  de verdad la conociera de toda la vida. Sé, la sensación que me invade, la sincronía de mis pensamientos, la velocidad de mis sentimientos.

 Hoy  lucen mis ancestros más cerca de mí y los siento como si fuera ellos, y en esta cercanía veo el reflejo de luces, reflejo de suspiros, reflejo de tantos anhelos que  cerco mi luna para ser como ellos.

 Siento que mis manos  se mueven con más religiosidad, y veo mis dibujos  crecer en los tiempos; mis dedos se afilan para ser más ciertos, mis brazos se agitan  inquietos y todo en mí se vuelve fácil, y no en un momento, pues todo perdura en el tiempo.

 Dónde está el bagaje de aquel pesimismo que invade  y se concierta con las latitudes y las longitudes del mar abierto que surge en mi mente como  eco desierto. Dónde las plañideras se ven en mis puertos  a lágrima viva a afán descompuesto que se nutre solo de viejos momentos de duras pasiones y alojan conciertos de música imberbe, de plagios efectos que son como el agua que vierte en los ríos y al mar llegan solo lo que se prefiere o lo que se aúna con el hombre muerto, que nada y fatiga a la Tierra santa que aquí nos mantiene en sitios concretos, se vuelcan y riman las pautas de suerte que nada convierte la vida en soneto.

 Hoy he conseguido librar la batalla de mi guardia interno y veo su mentón  librándose al viento como si la vida me diera otro cuento con el que vivir para ser un hombre de muchos  aciertos, de vivir tan libre como quiera, como mejor me surja, como ser de papel y me rio de sus movimientos en la calle soleada de mi vivir interno, y he visto como el color de la vida se vuelve mucho, mucho más intenso, más vívido, más sensato y de colores más cuerdos, porque  el color es razón, y la razón es el cuento con el que he de vivir con mis sutiles contentos, contemplando mi  sentir con acierto y con concierto.

 Sí, hoy he conocido por primera vez la paz  que da la felicidad y veo mis batallas como un lejano eco de conmiseración acordándome de mis ancestros o de mis amigos o de mis conocidos o simplemente de todos aquellos que no consintieron encontrar lo que ahora siento, porque se dejaron casi la vida en un intento de conocer otros lares, otras tierras otros eventos que pensaron les daban la pasión y el conocimiento de ser ellos mismos. Simplemente ellos.

 Pero no fue así. Nunca conocieron la felicidad porque se nutrieron de plagas malignas, sólo de dinero, de viajes torpes de mangar la sisa de un montón de muertos, y en eso siguieron, por ello la vida no les dio ni tregua ni pasión para lograr lo que siempre pretendieron, equivocados, traslucidos, opacos en sus destierros.  

 Pero ahora me alegro de  mis penosos días de encuentros con la oscuridad, porque en ella está la luz y con ella he conocido la felicidad, la sensación de tenerlo todo,  de no desear nada, de hacer todo lo que me surge y ejercer de aquello que me dio la gana, como si no hubiera otra cosa que hacer, algo que desgranar algo que ver, entender o mirar. Y Sí soy feliz en mi demacrada, soleada, y estrujada vida porque no entiendo otra forma de vivir si no siendo libre de  hazañas, libre de subterfugios que amalgaman mis pensamientos mentirosos y  alucinatorios que no conducen a nada. Veo en mí al concierto de misiones estupefactas, que sin sentido me atacan, pero las desbanco a todas con mi luz y con mis cábalas, con mis sueños de poder que en mí se instalan. 

Y de esta forma encuentro la consistencia en mi pensar, en mi sentir, en la colaboración de mí en todas mis obras, porque si soy sensato me deslavazan y si soy loco me aburren, por ello, y en la más feliz de mis vidas soy yo simplemente yo, sin tapujos, sin mezclas irrisorias de pensamientos fatuos de oleaginosas comparaciones con los otros, y la simpleza, la sencillez me lleva a la otra vida a la de verdad aquella que me encuentra siempre que me busca, aquella que me ve y me oye sin ojos y sin oídos.

El arrullo de un mar en mi cabeza, el cerco de la luna en mi cabeza, el piar de los pájaros en mi cabeza, el olor a verde tierra en mi cabeza, la hoja amarilla del otoño o la rosa roja del verano en mi cabeza. La tempestad violenta en mi cabeza, la sutil brisa de la primavera en mi cabeza, el silencio en mi cabeza.

Todo aquello que pueda haber cabe en mi cabeza y no necesito otros amores para ser feliz, porque tengo a mi alcance la más poderosa arma que jamás se dio: la imaginación que aunque muchos, más que muchos crean que sólo es eso imaginación no es otra cosas que creación. 

 

Cada día, cada noche sea del fulgor que sea son bienvenidas porque en ellas está esa felicidad que siento”.    

 

Y así, después de leer y releer estos pensamientos de este ser humano dispuesto a dejarse la vida  en un intento de capacitar a su mente para sentirse orgullosa de quién era, llego a la conclusión, simple y llana, de que todo aquello que llega a nuestras meninges está ya dado, está diseñado y nada de lo que hagamos puede ser conmovido. No es Predeterminación, no es Sino, es simplemente eso, diseño para lograr una cantidad ingente de experiencias que se traducen en problemas cotidianos que nos amargan la existencia porque  aún no sabemos qué es lo que hacemos aquí.

Estas experiencias consiguen que seamos cada vez más conscientes de nuestra pequeñez, de nuestra capacidad de asombro para decidir qué hacer con nosotros cuando algo nos atrae y nos vuelca hacia abismos intrínsecos, sin darnos cuenta que todo esto no es nada más que energía puesta en movimiento para nutrir algo mucho más grandioso que  nosotros mismos, y con ello ir evolucionando hasta el más Allá, donde nuestro inconsciente no es ni más ni menos que aquello que se nos plantea cada día. Si tienes un problema, una experiencia, la vida te lo muestra, la vida te lo sigue mostrando hasta que lo asumes como tuyo y entonces se diluye y hayas la paz, hasta que llega otra experiencia y vuelves a asumirla así en un largo proceso de aprendizaje que es necesario para entender qué hacemos aquí.

 

Ray Niebla

Check Also

Monólogos desde un diván Psicópata Ray Niebla

Monólogos desde un diván Psicópata Ray Niebla Si hay algún estado más sobrecogedor que sea …

Uso de cookies

PrimacíaTV.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR