A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Home / Crítica / EL OCASO DE UNA ÉPOCA; EL NACIMIENTO DE OTRA POR VÍCTOR CORCOBA HERRERO

EL OCASO DE UNA ÉPOCA; EL NACIMIENTO DE OTRA POR VÍCTOR CORCOBA HERRERO

EL OCASO DE UNA ÉPOCA; EL NACIMIENTO DE OTRAVíctor Corcoba Herrero/ Escritorcorcoba@telefonica.net

De un tiempo a esta parte todo parece retrotraerse a épocas pasadas, a pesar de que nos hemos globalizado. La pérdida de valores, la desgana de algunos líderes o su mediocridad en la acción, la irresponsabilidad continua y permanente, la demagogia como dominio, nos están dejando sin nervio para el quehacer cotidiano. Tanto es así que, hoy en día, los docentes se las ven y se las desean para encauzar el alumnado, en parte por la deplorable decadencia actual de la educación familiar. También asistimos a un adoctrinamiento de lo vulgar, a referentes vacíos y a referencias mundanas, que nos están llevando al caos. Es la dictadura de lo mediocre lo que campea a sus anchas, la falsedad como cebo de las discordias, el espíritu de la contrariedad como absurdo en este caminar sin rumbo.

Verdaderamente necesitamos poner orden, impedir a un mandatario, por muy demócrata que se considere, activar locuras y contradicciones, que lo único que hacen es enfrentarnos más y crear un ambiente de perdición para toda la humanidad. En efecto, tenemos que volvernos a reorientar con situaciones positivas. El que no sabe lo que quiere no puede hacer nada y menos conseguir bienestar para sí y los suyos. El estado social y de derecho está muy bien, pero con eso solo no basta para salir del atolladero, se requiere voluntad de cambio, voluntad de rehacerse y renacerse, lo que llega a tocar el campo moral, o sea, a tener que desarrollar cada cual su proyecto personal, cuyo embalaje es sobre todo la ilusión de cada cual. Quizás, por ello, sea fundamental reeducarse en los deseos, de manera que nada se consigue de inmediato, y sí con mucho esfuerzo y tesón.

Para desgracia de todos, la especie humana ha tendido a complicar sus pretensiones y a confundirlo todo. Nos hemos puesto a devorar cosas materiales, con la ansiedad que esto supone, dejando atrás valores tan básicos como el propio cultivo de cada uno, el saber vivir y poseer talento para convivir, olvidando que son los años, las vivencias las que nos hacen sabios y, por ende, las que nos despiertan al tener una mayor conciencia de nuestra ignorancia. Para muestra, ahí tenemos el avance de los populismos, creando alarmas muchas veces innecesarias, atesorando cimientos de odios, en lugar de generar lenguajes más auténticos que nos lleven a ser cada día mejores ciudadanos. Necesitamos saber entendernos. Ahí es donde tenemos que poner la luz.

La política no puede ser el mayor de los negocios y mucho menos una profesión, es un servicio incondicional y, como tal, ha de tener fecha de caducidad. Al igual que aquello que hemos entendido, meditado, está dispuesto para tomar juicio, también los servidores públicos deberían generar soluciones durante su mandato, nunca problemas, sabiendo de que solos no iremos a ninguna parte. La salida del Reino Unido de la Unión Europea, comúnmente abreviada como Brexit, o que el número de muertos en el Mediterráneo continúe batiendo un nuevo récord en este año 2016, es un claro testimonio de la decadencia de este linaje como humanidad, con lo que ese término conlleva de espíritu solidario. Estas realidades que nos llevan a la destrucción, deberían hacernos reflexionar a todos. Aprendiendo de los errores, con el temple necesario, debemos hacer frente a un porvenir con más raciocinio y coherencia.

Lo que no podemos es quedar hundidos en el no hacer, en la indiferencia más absurda, pues ha llegado el momento del retorno a la escucha, a su perfecta armonía con la razón, lo que exige una ética de responsabilidad en todas nuestras actuaciones. Por otra parte, una cultura encerrada en sí misma se vuelve estéril y apenas puede aportar nada. Allá, donde la sociedad se organiza reduciendo libertades, la desorganización también es brutal. Si en verdad queremos levantar el vuelo, convendría huir de las imposiciones.

Por desdicha, la dictadura económica ha suplantado al mercado libre, hasta el punto que habría que comenzar por reinsertar el mundo financiero en el orden moral, con la subordinación plena de los intereses individuales y de grupo a los generales de la colectividad. Hemos de volver al mundo de las ideas, de aquellas que nacen libres y con sentido humano. Sería bueno, por consiguiente, aprovechar las extraordinarias oportunidades que la globalización y las tecnologías nos brindan, para acrecentar nuestra conciencia crítica. Recapacitar siempre es una manera de crecer. Como decía Unamuno: “hay que sentir

Check Also

NO DEJAR A NADIE SIN CAMINO por Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

NO DEJAR A NADIE SIN CAMINO ============================ Víctor Corcoba Herrero/ Escritor corcoba@telefonica.net ============================   Bravo …

Uso de cookies

PrimacíaTV.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR