A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Home / Mundo "A" / Vigila tus pensamientos por: Ray Niebla

Vigila tus pensamientos por: Ray Niebla

La cuarta luna acabará estrellándose contra la tierra y se producirá el acontecimiento más violento de los últimos milenios. Su estructura anillada caerá como una bomba de millones de megatones y todo volverá a comenzar otra vez. La historia de la Tierra se repite una y otra vez y no aprendemos nada de ello.

La cuarta luna se estructura dentro del ámbito de la teoría de Hanss Horbiger sobre las tres lunas anteriores que ya se estrellaron contra la Tierra y dieron lugar al comienzo una y otra vez de las civilizaciones que poco a poco se van conociendo y que  coinciden con las eras Primaria, Secundaria, Terciaria y  Cuaternaria, en la que ahora estamos, y donde apareció, según los entendidiso el Homo Sapiens; no sé muy bien que significa sapiens, porque a la vista está que de saiencia nada. La teoría del hielo, o Cosmogonía Glaciar de este autor alemán relacionado con  Hitler, pone en boca de algunos científicos y otros no tanto, como Gurdieff, que existen dos fuerzas enfrentadas a nivel universal y por tanto, a nivel terrestre; el hielo y el fuego, o el frio y el calor, y esta lucha  da lugar a todo lo que conocemos.

La cuarta luna, ya no es la de los poetas, y hará que los hombres pasen por dimensiones ya conocidas de gigantismo o enanismo debido a la gravedad que generará en su acercamiento a la Tierra en su órbita elíptica, hasta que se estrelle. La gravedad es la que hace que el hombre sea más grande o menos grande y eso explica la era de los dinosaurios y la teoría de las cuatro lunas explica su extinción, y lo mismo explica la desaparición de civilizaciones como la Atlantida, cuya existencia ya no se discute como antaño si no que se le da hasta una ubicacicón casi exacta cerca del Tibet. O  Lemuria o la Tierra de Mu, otras dos civilizaciones misteriosas que dejaron de existir sin dejar apenas rastro, ubicadas en el Oéano Pacífico.

La cuarta luna, es una parte más del universo Todo, y del que el ser humano forma parte, y tiene en su poder la más extraordinaria arma que jamás  entendió, para lograr verdaderas hazañas consecuentes con  la naturaleza de la que estamos hechos, aunque grandes hombres, incluídos  Jesucristo, abogaran por ello y nadie los entendió, de ahí su fracaso. Las civilizaciones de gigantes que  se extinguió con la caída de la tercera luna se ubica en la zona del Tibet y de ahí que se haya dejado como regalo de despedida la historia del psiquismo ancestral; no lo que entendemos habitualmente por las funciones de la mente, si no aquella facultad que nos da la dimensión universal y conectamos con los  misterioso, y que  dio lugar a toda esta  misteriosa y atractiva deleitación con la que nos regalan los monjes u otros seres dedicados a la contemplación y al pensamiento.

Pero siendo esto así, tampoco han sabido comprender cómo repercute  el pensamiento humano en todas las demás construcciones universales y hace que  las grandes teorías físicas hagan agua por algunos sitios y no se cumplan enteramente los postulados que éstas sugieren y cuyas comprobaciones no se ajustan estrictamente a la realidad, como por ejemplo el número pi cuyo valor  es casi siempre fraccionario en fracciones periódicas puras o mixtas. O simplemente saber que dentro del principio de correspondencia las teorías de Newton, no funcionan cuando los objetos viajan a la velocidad de la luz, y muchas otras que no cumplen las cuatro premisas de las teorías: La verificabilidad de las observaciones, la capacidad de predicción, La falsabilidad y el principio de correspodencia.

Si entendemos que estos ejemplos son casi una anécdota, pero que  está en consonancia con la percepción que tiene el ser humano de las acciones que acomete, que le cuentan o que aprende como un papagallo sin ser consciente de su responsabilidad, en cuanto  al Cosmos se refiere, hemos de argumentar que se hace urgente la necesidad de acometer la tarea de entender que somos lo que pensamos y que esa energía que desenvolvemos cada día es la que  hace que seamos lo que somos y tengamos  el planeta que tenemos; pero no se queda ahí el argumento si no que, si todas las civilizaciones desaparecidas entendieron, cuando ya no había remedio cuál era el secreto, y quisieron transmitírnoslo, habremos de decidir ya, en este momento qué es lo que pensamos, no qué es lo que hacemos.

Si comenzáramos a entender que  cuando se está en un estadio de fútbol, los que de verdad importan son los espectadores, pues los jugadores son simples marionetas al albur del pensamiento de todos los que están viéndolos, dejaríamos de ser unos perfectos sandios y no iríamos a los estadios a vociferar sin más, y a tener como héroes a todos los que corren como iluminados detrás de un balón, pues aunque parezca magia o tontería, somos nosotros los que hacemos ganar o perder los partidos, y eso es aplicable a todo lo demás, a todo lo que nos rodea, sea nuestro pequeño ego o nuestro mágico universo.

Si nos diéramos cuenta que la enfermedad es una distorsión de nuestra realidad y que  el mero hecho de aprender a manejar nuestro pensamiento  lograríamos la curación sin médicos ni medicinas, segurametne la Seguridad Social de cualquier páis nos lo agradecería.

Si entendiéramos que la unidad de pensamiento; sobre todo en lo que se refiere a los grandes temas de la humanidad: su estructura, su moral, su relación con los demás, la posición en este mundo o simplemente vivir, es la base de la vida, nos daríamos cuenta de qué es lo que estamos haciendo tantos milenios, tantos tiempos vividos y no aprendidos, cuantas catástrofes sobrevenidas, cuánto sufrimiento gratuito nos ahorraríamos, y si no conseguíamos la Arcadia feliz, sí al menos todo sería más llevadero, pues para eso estamos aquí, para adquirir el conocimiento suficiente y no caer en los mecanismos obsoletos que nos han conducido, a nosotros, como a esas civilzaciones desaparecidas, a este encontronazo con la Naturaleza y  a la desaparición antes o despúes.

Todo ese socialismo mágico que intentó llevar a la práctica Hitler y sus secuaces, en un principio se fraguó en esta línea, por eso fue votado en masa, porque sus postulados iban en el buen camino, pero luego lo distorsionaron  y no entendieron que jamás se puede llevar a cabo una tarea de transformación social, de consecución de una nueva civilización por los derroteros de la guerra, la imposición y el asesinato, si no que la única solución está en la del pensamiento benevolente, reñido, en estos tiempos como en aquellos, con la razón de ser del humano hombre.

Aquello del amor humano que tanto, pregonaron los más grandes hombres de la historia, y en el que todos coinciden no fue un descubrimiento de Jesucristo, Krisna, Mahoma o Buda, o la mismísima Teresa de Calcuta, porque  fue el conocimiento ancestral de esas civilizaciones que  vieron el problema cuando ya no tenía solución. Y la historia se repite, sólo con la excepción de que  nosotros todavía estamos a tiempo, pero para ello tenemos que olvidarnos de lo que nos han dicho que somos y comenzar a ser lo que verdaderamente somos. Y sí, somos los artifices de todo lo que nos rodea, y podemos darnos cuenta de ello, cuando seamos conscientes de que vigilando nuestros pensamientos, haremos de este mundo algo mejor, mucho mejor, y al mismo tiempo  haremos del Universo el sitio donde vivir para siempre, con equilibrio, con mansedumbre, con capacidad de evolucionar sin prisa, aunque haya científicos de pacotilla que nos digan que hay unas leyes que  harán esto o lo otro, que no se puede ir en contra de esta ley física o de esta otra, porque no saben, no entienden y además no quieren entender, pues su mundo se vendría abajo, que  todo está en nosotros, pero para ello tenemos que entenderlo y ya va siendo hora que se dejen de zarandajas todos estos iluminados, y hagan lo que tienen que hacer: enseñarles a los niños quienes somos y para qué estamos aquí.

Nuestro pensamiento es energía, nuestro pensamiento es poder sobre nosostros y sobre las cosas que nos rodean, sobre el universo. Nuestro pensamiento es mucho más de lo que creemos y mucho más de los sque nos han dicho. Nuestro pensamiento, en suma es  la capacidad misteriosa, mágica de obrar en consonancia. Si nos fijamos en Ias redes e Internet, todo el mundo habla de los pensamientos, pero poca gente es consciente de la responsabilidad que conlleva pensar, pues con ello somos los artífices de todo, desde un asesinato hasta la erupción de un volcán, o las explosiones solares. Sí ya sé que esto puede parecer una tontería, pero pensad un poco, pensad y veréis.  Y aunque  ni tú ni yo pensemos en cómo formar un tsunami para asolar una playa que nos ha tratado mal, sí sabemos que la energía mental de esta sociedad es tan desequilibrada, tan fuera de rango, tan loca, que hace que las demás energías se trastoquen igual y se produzcan catástrofes remediables.   Por ello vigilad vuestros pensamientos porque todos se cumplen, incluso los que no penséis; conscientemente claro. Aunque lo consciente es la punta de los que no conocemos, pero que lo pensamos. Y esto daría para  otro artículo,

Ray Niebla

Check Also

El Frío Ray Niebla

En el extenso, colapsado y eterno frío; solar extrapolado de necias servidumbres, donde lo natural  …

Uso de cookies

PrimacíaTV.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR